Antibióticos para infecciones del oído en niños

Cuándo se necesitan y cuándo no

Muchos niños contraen infecciones del oído. Por lo general, son en el oído medio, cerca del tímpano. Es posible que las cause una bacteria o un virus. A menudo, los doctores tratan las infecciones bacterianas con antibióticos. Los antibióticos son medicamentos potentes que matan las bacterias.

Los recién nacidos y algunos bebés y niños necesitan antibióticos.

Sin embargo, usar antibióticos con demasiada frecuencia puede ser nocivo. A continuación se da la razón:

En la mayoría de los casos, no se necesitan antibióticos.

  • No funcionan para infecciones causadas por virus.
  • No ayudan a aliviar el dolor.
  • Por lo general, las infecciones virales y muchas infecciones bacterianas desaparecen solas en dos o tres días, especialmente en los niños mayores de dos años.

Primero, llame al doctor y trate el dolor.

Si sospecha que su hijo tiene una infección del oído, debería llamar al consultorio del doctor y describir los síntomas. Por lo general, su doctor debería pedirle que espere unos días antes de traer a su hijo.

La primera señal de una infección del oído es dolor, especialmente el primer día, o el niño podría tener fiebre.

Comience dándole a su hijo un analgésico de venta libre como:

  • acetaminofeno (Tylenol para bebés o niños y genérico).
  • ibuprofeno (Motrin para niños y genérico).

Los antibióticos no alivian el dolor las primeras 24 horas. Solo tienen un pequeño efecto en el dolor después de eso. Por lo tanto, los analgésicos son un tratamiento importante, y por lo general, son el único tratamiento que se necesita.

Deles a la mayoría de los niños dos o tres días para que se mejoren.

Pregúntele al doctor si los antibióticos son necesarios o si “esperar y ver qué pasa” podría bastar. Los niños cuyas infecciones del oído se controlan de esta manera se recuperan tan bien como los niños que reciben antibióticos de inmediato. Sin embargo, debería llevar a su hijo al doctor si los síntomas no mejoran en dos o tres días, o si empeoran en cualquier momento.

Los antibióticos pueden tener efectos secundarios.

Cuando los niños toman antibióticos a la primera señal de una infección del oído, están más propensos a tener vómito, diarrea y reacciones alérgicas a causa de la medicina. Además, los antibióticos podrían destruir microbios útiles en el organismo y causar otros problemas como diarrea.

El uso excesivo de antibióticos es un problema.

Los antibióticos pueden ayudar a que se desarrollen bacterias resistentes al medicamento. Éstas son más difíciles de matar y pueden causar enfermedades más difíciles de curar y más costosas para tratar. Esto aumenta el riesgo de complicaciones y efectos secundarios. Las bacterias resistentes también pueden contagiar a los demás.

Los antibióticos pueden ser un desperdicio de dinero.

Los antibióticos recetados pueden costar de $11 a $52 para tratar una infección de oído leve en el niño de dos años de edad promedio. Las infecciones resistentes a los medicamentos pueden causar más consultas al doctor y medicinas que cuestan más.

¿Cuándo se necesita tratamiento con antibióticos?

Si la infección es muy dolorosa y dura más de unos cuantos días, es probable que sea una infección bacteriana.

Algunas veces, el tratamiento inmediato es importante. A menudo, estos niños necesitan antibióticos de inmediato:

  • Bebés de seis meses de edad o más pequeños.
  • Bebés de seis meses a dos años de edad, que tienen dolor de oído moderado a fuerte.
  • Niños mayores de dos años que tienen fiebre de 102.2 Fahrenheit o más alta.
  • Niños con otra condición que podría hacer más difícil sanar, incluyendo niños con:
    • Paladar hendido
    • Síndrome de Down
    • Trastorno inmunológico
    • Implante coclear

Este informe es para que lo use usted cuando hable con su proveedor de atención médica. No debe usarse en vez de consejos o tratamientos médicos. Use este informe a su propio riesgo.

© 2014 Consumer Reports. Elaborado en cooperación con la Academia Estadounidense de Médicos Familiares. Para obtener más información acerca de las fuentes usadas en este informe y los términos y condiciones deuso, visite ConsumerHealthChoices.org/about-us/.

12/2013