Tomografías (CT scans) para detectar cáncer de pulmón en fumadores

Cuándo se necesitan y cuándo no

Una tomografía computarizada (CT) helicoidal de dosis baja, es un tipo de prueba médica. Se usa para detectar indicios tempranos de cáncer de pulmón. Si la prueba detecta cáncer, el tratamiento puede comenzar temprano.

No obstante, la prueba no es benéfica para las personas que fuman poco o las que dejaron de fumar hace más de 15 años, y por lo general, no se recomienda para las personas menores de 55 o mayores de 80 años de edad. Incluso las personas que fuman mucho reciben solo un pequeño beneficio de la prueba, así que debes pensarlo dos veces antes de realizarte la prueba. A continuación se dan las razones:

Es posible que la prueba ayude a las personas con alto riesgo.

Los estudios muestran un pequeño beneficio de las CT para:

  • Tienes de 55 a 80 años de edad Y has fumado (aproximadamente una cajetilla de cigarrillos al día durante al menos 30 años, o dos cajetillas de cigarrillos al día durante al menos 15 años) Y sigues fumando o has dejado de hacerlo hace menos de 15 años.

Si 1,000 fumadores con alto riesgo se hacen la prueba, a unos tres se les detectará cáncer de pulmón lo suficientemente temprano para recibir tratamiento y no morirán de cáncer de pulmón. A otros 18 también se les detectará cáncer de pulmón y morirán de todas formas a pesar de la prueba de detección.

La prueba no ayuda a las personas con bajo riesgo.

Las CT no tienen beneficios para las personas con bajo riesgo. No hay evidencia en la investigación de que la prueba ayude a salvar vidas en los grupos con bajo riesgo.

La prueba crea falsas alarmas.

Las CT causan muchas falsas alarmas, incluso en personas con alto riesgo. Si a 100 fumadores con alto riesgo se les hace la prueba, unos 40 mostrarán algo que puede causar preocupación. Pero, en realidad solo dos o tres tienen cáncer de pulmón.

Con frecuencia, las falsas alarmas llevan a pruebas de seguimiento. En general, necesitarás hacerte muchas más CT, o es posible que necesites una biopsia, o incluso cirugía. A veces, esto puede causar complicaciones, como sangrado o el colapso de un pulmón.

Si tu riesgo es bajo, una falsa alarma puede causar preocupación innecesaria.

Las CT te exponen a radiación.

Una CT helicoidal en espiral de baja dosis usa aproximadamente 20 veces más radiación que una radiografía de tórax normal. Entre más radiación recibas, mayor es tu riesgo de contraer cáncer, así que es buena idea evitar la radiación cuando puedas hacerlo, incluso si una sola dosis es baja.

La prueba es cara.

Una tomografía computarizada helicoidal cuesta $300 o más. Por lo general, el seguro paga por la prueba para detectar el cáncer de pulmón, solo si tienes un riesgo muy alto de desarrollar cáncer de pulmón. Y con frecuencia, la prueba lleva a otros costos. Muchas personas tienen falsas alarmas que llevan a más pruebas y procedimientos.

¿Cuándo valen la pena los riesgos de una CT?

Debes considerar que te hagan una CT si:

  • Tienes de 55 a 80 años de edad Y
  • Has fumado (aproximadamente una cajetilla de cigarrillos al día durante al menos 30 años, o dos cajetillas de cigarrillos al día durante al menos 15 años) Y
  • Sigues fumando o has dejado de hacerlo hace menos de 15 años.

En los fumadores con alto riesgo, es posible que los beneficios de las CT scans sean mayores que los riesgos.

La mejor manera de prevenir el cáncer de pulmón.

Si quieres prevenir el cáncer de pulmón, deja de fumar. Dejar de fumar reduce enormemente tu riesgo de contraer cáncer de pulmón. Tu médico puede ayudarte a dejar de fumar, o puedes llamar al 1-800-QUIT-NOW. Evita el humo de segunda mano, que también aumenta tu riesgo.

 

Este informe es para que lo uses cuando hables con tu proveedor de atención médica. No debe usarse en vez de consejos o tratamientos médicos. Usa este informe bajo tu propio riesgo.

© 2018 ABIM Foundation. Elaborado en cooperación con el Colegio Estadounidense de Médicos del Tórax y la Sociedad Estadounidense Torácica.