Pruebas de imágenes para el cáncer colorrectal

Cuándo las necesitas, y cuándo no

Las tomografías computarizadas (CT scans) y las tomografías computarizadas por emisión de positrones (PET-CT scans) son dos tipos de pruebas de imágenes que toman fotografías del interior del cuerpo. Pueden darles a los médicos información importante sobre tu salud.

Si sufres de cáncer colorrectal, probablemente te hagan algunas pruebas de imágenes.

  • Poco después de que te enteres que tienes cáncer colorrectal, a menudo se realizan pruebas de imágenes. Estas pruebas ayudan a tu médico a detectar cáncer y descubrir si se ha propagado. A esto se le llama estadificación (staging). Esto ayuda a tu médico a elegir tratamientos que pueden ayudarte.
  • Cuando completes tu tratamiento, probablemente se te realicen pruebas de imágenes de nuevo de vez en cuando. Esto es para asegurar que el cáncer no ha regresado.

Hay razones para limitar las pruebas de imágenes: Usan radiación, pueden ser costosas y es posible que no cambien tu tratamiento. Tu médico debería pedir las pruebas solo si se necesitan.

Una CT scan puede ayudar a determinar el estadio del cáncer y el seguimiento. La mejor prueba para determinar el estadio y el seguimiento del cáncer colorrectal es una CT scan del tórax, abdomen y pelvis. Una CT scan es una radiografía que usa una clase especial de tinte. Esto resalta las partes del cuerpo que el médico necesita ver. A esta prueba se le llama a veces una tomografía computarizada resaltada con contraste. Por lo general, le da al equipo de atención médica toda la información que necesita.

Por lo general no se necesitan PET-CT scans si el cáncer colorrectal no se ha propagado.

Algunos médicos también piden una PET-CT scan. Esta prueba usa una substancia llamada un marcador que hace visibles las células cancerosas. El marcador emite radiación.

Los estudios no han determinado que las PET-CT scan proporcionen más información que una CT scan resaltada con contraste. Si tu cáncer colorrectal no se ha propagado, por lo general una PET-CT scan no es útil.

Las PET-CT scan tienen riesgos.

  • Emiten más radiación que las CT scan, debido al marcador. Una prueba no es perjudicial, pero la radiación se acumula si te expones a esta varias veces. Esto puede aumentar el riesgo de otros cánceres en el futuro.
  • Las PET-CT scan pueden costar aproximadamente tres veces más que las CT scan, aunque a menudo no proporcionan ninguna información adicional.
  • Las PET-CT scan a veces pueden llevar a falsas alarmas, ya que pueden detectar cosas que realmente no son un problema. Eso puede resultar en más pruebas y costos.

Aquí se indican algunas veces en que una PET-CT scan podría ser útil.

  • Tu médico detecta algo sospechoso en una CT-scan resaltada con contraste.
  • Los análisis de sangre o un examen médico muestran que el cáncer posiblemente se ha propagado o regresado.
  • Eres alérgico al material de contraste usado en las CT scan.
  • Padeces de ciertos problemas de riñón.

Una PET-CT scan probablemente sea más útil si sufres de cáncer avanzado.

Este informe es para que lo uses cuando hables con tu proveedor de atención médica. No debe usarse en vez de consejos o tratamientos médicos. Usa este informe a tu propio riesgo.

© 2017 Consumer Reports. Elaborado en cooperación con la Sociedad de Oncología Quirúrgica.